viernes, 12 de enero de 2018

LÍNEA PSICODINÁMICA XXII. ABREACIÓN


ABREACIÓN

Por Beatriz Santos Dieguez


Se denomina ABREACIÓN a la descarga o liberación de la tensión emocional generada por una experiencia traumática reprimida. Para conseguir esto, es necesario revivir la experiencia.



El término fue incorporado a la psicología por J. Breuer  y  S. Freud, para designar la descarga mental que se logra gracias al retorno a la conciencia de un recuerdo con fuerte carga emocional que se ha mantenido reprimido.

Breuer descubre que los pacientes histéricos no tenían dolencias físicas sino que, en realidad, sus síntomas eran el resultado de la acción permanente de ciertas experiencias traumáticas del pasado que por su inadmisibilidad se habían reprimido, aunque no olvidado, y además, que al liberar dichos pensamientos reprimidos los síntomas desaparecían.

Más tarde, a medida que su Metapsicología va conformándose y su experiencia clínica va indicándole (comienza a darse cuenta que tras la liberación de dichos pensamientos reprimidos mediante hipnosis, desaparecen unos síntomas  pero aparecen otros), Freud informa que el sujeto ha de estar consciente y lúcido al realizar estas descargas emotivas.

De esta manera la hipnosis comienza a ser sustituida por otra herramienta: la Asociación libre.
La Asociación libre es un método para hacer que algunos aspectos de las ideas y recuerdos que resultan demasiado traumáticos para poder ser accesibles a la conciencia puedan ser revelados indirectamente a través del lenguaje. A través de ella, mediante el lenguaje, contenidos inconscientes pueden fluir a la conciencia.
Un punto importante a la hora de hablar de Abreación y su posible clasificación,  es la persistencia de la asociación entre el recuerdo y el afecto.

La persistencia o no de esta asociación,  va a depender de la manera en que el sujeto reacciona frente a los sucesos de la vida.

Esencialmente, la Abreación es un mecanismo psíquico normal,  que ocurre cuando la descarga se produce de manera adecuada  y poco después  del suceso emocionalmente relevante. Al realizarse la descarga en un breve espacio de tiempo y de manera adecuada, se impide que el recuerdo se halle cargado de un afecto lo suficientemente intenso para convertirse en patógeno. A este tipo de Abreación se la denomina Primaria.

La descarga del suceso emocionalmente relevante no siempre se produce en corto espacio de tiempo y de manera adecuada, por lo que al no poderse descargar el monto de afecto, este queda ligado al recuerdo convirtiéndose en patógeno. Y este tipo de afecto ligado al recuerdo y que queda reprimido en un lugar de la mente llamado Inconsciente es lo que llamamos Trauma.

Para deshacer y llegar a la raíz del Trauma es necesaria la Abreación Secundaria, que es aquella provocada por una psicoterapia catártica o liberadora, que permite al enfermo recordar y objetivar verbalmente el acontecimiento traumático y liberarlo, de esta manera, del quantum de afecto que lo convertía en patógeno.

Esta Abreación Secundaria es la que utilizaban Breuer y Freud con sus pacientes histéricas. Pero la Abreación Masiva (que es lo que ocurre cuando se utiliza la hipnosis como herramienta) no es la única forma en que un sujeto puede liberarse del recuerdo de un hecho traumático.

El recuerdo traumático puede ser también integrado en una serie asociativa que permita la corrección del acontecimiento, y su reinstalación, en el lugar correspondiente.



POST CRONOLÓGICOS SOBRE LA LÍNEA TEMÁTICA:

viernes, 5 de enero de 2018

LÍNEA PSICODINÁMICA XXI. ASOCIACIÓN LIBRE

ASOCIACIÓN LIBRE

Por Beatriz Santos Dieguez


Regla fundamental del psicoanálisis que consiste en que el analizado exprese durante las sesiones del tratamiento, todas las ocurrencias,  ideas, imágenes, recuerdos, pensamientos, emociones o sentimientos, tal cual  se le presentan, sin ningún tipo de selección, ni estructuración del discurso, sin restricción ni filtro, aun cuando el material le parezca incoherente, impúdico, impertinente o desprovisto de interés.
(Wikipedia)

Asociación libre
El inconsciente según Freud

Contra las escuelas y las explicaciones de la psicología de la primera mitad del siglo XIX, en los últimos años de dicho siglo, se inicia el desarrollo de una nueva teoría que proclamaba, entre otras cosas, la existencia de un sistema integrante del psiquismo: El INCONSCIENTE.
Su aparición muestra que la Conciencia es un estado fugaz,  alojándose lo verdaderamente psíquico en el inconsciente.
Dicha entidad,  categoría  o instancia (Subconsciente[1]), está gobernada por sus propias leyes y  es determinante de toda la vida psíquica.

El Inconsciente, inmenso, dinámico…

Con el  INCONSCIENTE Sigmund Freud entra en la Historia.
Caminemos por  la historia dentro de la historia.
Sigmund Freud
Sigmund Freud
Hemos visto,  en otros posts, que la amistad y camaradería entre J. Breuer y S. Freud tiene su punto álgido en la aplicación del tratamiento en la Histeria, utilizando la hipnosis como herramienta.
En 1891 la relación entre ambos genios comienza a decaer, debido a varias discusiones en el campo de lo científico. Pero fue en el año 1895, (año de la publicación de Estudios sobre la Histeria) cuando  la amistad  (laboral) entre J. Breuer y S. Freud terminó de romperse.
Breuer se adhería a una concepción cientificista clásica que no aceptaba la separación total entre fisiología y psicología, mientras que Freud bogaba por la creación de todo un sistema teórico nuevo para la psicología y una independencia absoluta de cualquier otra rama médica.
Breuer desistió de continuar con los estudios sobre el psicoanálisis. Mientras,  el Inconsciente en la metodología psicoanalítica iba ganado terreno a pasos agigantados.
Poco a poco, y en la medida en que el psicoanálisis iba tejiéndose como una Metodología propia (Metapsicología[2]), la hipnosis como herramienta fue dejando paso a otras herramientas.
La importancia que el psicoanálisis da a la realidad psíquica parece oscurecida cuando la racionalización es el norte:
Lo humano necesita  para desplegarse en los  máximos niveles de subjetividad de un espíritu de escucha, de disposición a alojar cualquier turbulencia o rareza de las manifestaciones psíquicas humanas, sin prejuicios teóricos, ideológicos, o simplemente resistenciales.
Asociación libre

Es así como la sugestión, y posteriormente la Asociación Libre, fueron sustituyendo a la hipnosis como método para tratar de traer al consciente mediante  Abreación, recuerdos con carga afectiva (o monto de afecto según se ha traducido el concepto freudiano) asociada.
El Método Catártico por hipnosis, aunque lograba la revulsión momentánea de los síntomas, no lograba la cura total (por lo general, el síntoma neurótico se desplazaba a otro nuevo síntoma, señal que indicaba que la causa inconsciente no había devenido al consciente, no estaba elaborada ni integrada).

La explicación que  Freud encuentra es:

El sujeto tiene que estar lúcido o consciente al poner en palabras sus descargas emotivas.

Solo estando consciente puede reflexionar sobre las mismas y comprenderlas.
El abandono definitivo de la hipnosis y el traslado del énfasis desde la Abreación hacia el método posterior de la Asociación libre marcan el inicio del método psicoanalítico propiamente dicho.



[1] En otro momento hablare de cómo hoy día se ha llegado a diferenciar a nivel científico entre los distintos niveles del Inconsciente, siendo este más profundo que el Subconsciente. Pero en este post estamos hablando de la Instancia que como tal descubre Freud, y que hasta ese momento era algo totalmente inexistente.

viernes, 29 de diciembre de 2017

LÍNEA PSICODINÁMICA XX. EL INCONSCIENTE

EL INCONSCIENTE

Por Beatriz Santos Dieguez


La Historia de las ciencias nos indica que al inicio, todo conocimiento estaba comprendido dentro de la filosofía.
Con el aumento de conocimientos nacieron otras ciencias.
Las ciencias particulares se constituyen cuando el hombre circunscribe sus conocimientos a objetos determinados.
El inconsciente
Pensadores aristotélicos-tomistas (Rembrand)
Al iniciarse el siglo XIX la psicología revestía una actitud completamente filosófica, heredada del pensamiento aristotélico-tomista.
El objeto de la psicología era el alma o espíritu, la cual se revelaba al hombre en forma de conciencia. Utilizaba como método el propio de la filosofía: el especulativo.
Se consideraba  que la psicología solo podía entenderse de dos maneras: metafísica o instrospectivamente.
La psicología metafísica o filosófica propiamente dicha, intentaba mediante la reflexión, estudiar la esencia del alma y explicar la causa de los fenómenos conscientes.
La psicología introspectiva o descriptiva, trataba de describir los fenómenos conscientes utilizando la auto-observación o introspección.
La psicología experimental  aparece en un intento de convertir a la psicología en una ciencia autónoma y contra las limitaciones de la posición filosófica.


A raíz de esta nueva tendencia, la psicología metafísica se estancó. Sin embargo, la psicología Introspectiva se dividió en dos tendencias:

  • 1) La llevada a cabo por  Brentano, Husserl, Heidegger, Lipps, Dilthey, Jaspers…  quienes apuntan a cada momento de la vida mental, y
  • 2) La que se dedico al fluir del espíritu con representantes como W. James, Blondell, o Bergson.
La psicología Experimental  entiende la psicología como una parte de la biología, destinada a estudiar las derivaciones del funcionamiento cerebral, conocidas objetivamente por los actos que constituyen la conducta individual.
Las concepciones introspectivas y experimentales originaron muchas escuelas y subescuelas.
Por ambas partes se cometieron excesos y arbitrariedades:
Inconsciente
Inconsciente
Los psicólogos introspectivos  rechazaron de plano los métodos experimentales.
Los  psicólogos experimentales  para eliminar los obstáculos que se les planteaban llegaron a mutilar territorios propios de la psicología, como el caso de Titchener que dejó de lado el pensamiento,  o como Watson que solo se preocupó de la conducta objetiva.
Todas estas corrientes psicológicas que van surgiendo tienen algo en común que es el interés puesto en el Consciente exclusivamente.
Tendrá que pasar la primera mitad del siglo XIX para que en las cuatro últimas décadas de este siglo  comience a florecer un interés cada vez mayor por una instancia mental que opera de manera distinta a la hasta ese momento objeto de estudio:

viernes, 22 de diciembre de 2017

ADICCIONES XVI. RASGOS DE PERSONALIDAD DEL LUDÓPATA

Rasgos de personalidad del Ludópata

 Por Beatriz Santos Dieguez

El juego, como objeto de adicción, ejerce sobre el sujeto portador una atracción  a modo de poderoso imán.
ludopatía
La similitud de la ludopatía con las drogodependencias puede verse claramente en el  síndrome de abstinencia, cuyos síntomas psíquicos (irritabilidad, inestabilidad de humor, dificultad de concentración, ánimo depresivo, pensamientos obsesivos, pesadillas, etc.) y neurovegetativos  (sudor, nauseas, temblor, diarreas, inapetencia, etc.) son semejantes.
El juego genera en el usuario un estado permanente de angustiosa  expectativa o de estrés que conduce  a desajustes emocionales frecuentes, lo que repercute en el estado general del sujeto y también influye sobre cualquier otra enfermedad que este pudiera tener con anterioridad.
El ludópata va teniendo un progresivo deterioro en su personalidad, que va cambiando poco a poco debido a que se instala en una vorágine conductual, que finalmente lleva a lo que se ha llamado la personalidad del adicto.
 La adicción al juego va estrangulando funcionalmente la vida afectiva del sujeto y su manejo y expresión en la relación interpersonal acentuando un rasgo de carácter, que con frecuencia forma parte de su personalidad previa a la adicción: la dificultad para la expresión de los sentimientos o alexitimia.
ludopatía

La nueva personalidad del ludópata gira en torno a la obtención de medios (tiempo y dinero) para proporcionarse el placer de jugar, que alterna con el dolor de las pérdidas y de las que el ludópata es relativamente consciente.
El ludópata sigue aferrado al principio del placer como eje de su vida en menoscabo del principio del deber.
No es capaz de atender al principio de realidad (compaginar el placer con el deber) propio del adulto.
Las principales  características (que actúan a modo de síntomas) que van conformando la nueva personalidad del ludópata son:

  • El  egoísmo: va dejando de lado sus propias necesidades y  las de familia (tendencia a una apropiación indebida del dinero familiar y a un absentismo llamativo del hogar).
  • Se vuelve mentirosos y cínico, hábito que practica con naturalidad y descaro, con el que trata de negar por sistema su realidad adictiva.
  • Se vuelve taciturno, aislado, suspicaz, susceptible, irritable y soberbio, buscando solamente el ataque como mejor defensa, intentando mantener en secreto su adicción.de la curiosidad familiar. 
ludopatía

Además de todo lo dicho respecto a la  conducta  y a como esta afecta a su entorno, la salud fisiológica y psicológica del ludópata queda seriamente comprometida. La ansiedad y la depresión forman parte del arsenal de síntomas que como consecuencia de las mentiras, hurtos, tendencia al aislamiento, etc., van apareciendo, siendo rasgos muy característicos de ellos, los siguientes:

  • Abulia, por pérdida de voluntad.
  • Auto depreciación  por pérdida de la autoestima y  de la dignidad.
  • Vivencias de esclavitud, por pérdida de libertad.
  • Anosognosia o falta de conciencia sobre la propia enfermedad.
ludopatía
La anosognosia es la falta de conciencia de los déficits, síntomas y signos de una enfermedad, y no simplemente una negación, y aunque dicho término, descrito por primera vez en 1914 por el neurólogo francés Joseph Babinski, nace para referirse a trastornos neurológicos, también es aplicable a los trastornos neuropsicológicos como es el caso.
Termino este post con una curiosidad:
La novela El Jugador de Dostoivski (novelista ruso del siglo XIX), que retrata con todo lujo de detalles la vida de los casinos de su  época, se dice que el autor la escribió en veintiséis días para hacer frente a sus deudas de juego. Esta rapidez literaria se piensa que también fue posible debido a que su mujer era taquígrafa.

viernes, 15 de diciembre de 2017

ADICCIONES XV. JUEGOS DE AZAR

JUEGOS DE AZAR

Por Beatriz Santos Dieguez

Cualquier tipo de juego de azar es potencialmente adictivo, aunque lo sean en mayor medida aquellos de respuesta más rápida tras el momento de la apuesta 
(Manual del Ludópata. Blas Bombín)



El juego de azar en sí mismo no es negativo.
El problema comienza cuando hay una reiteración en el tiempo, exageración en Intensidad y otros factores de los que hemos hablado con anterioridad en otros posts.
Podemos clasificar los juegos de azar de la siguiente manera:

-Los que dependen únicamente de la suerte como las loterías, bingos, ruleta, máquinas tragaperras, etc.
-Aquellos que mezclan el azar con habilidades y competición, como los juegos de cartas, dardos, todo tipo de apuestas deportivas, etc.


En ambos casos, las expectativas de triunfo y el intento de controlar lo que es azaroso facilitan la repetición.

Existe la creencia de que la ludopatía se concentra más en la mujer que en el hombre. Esta creencia es incierta porque aunque  en algunos juegos de azar como el bingo o los cupones, la mujer supera en número al hombre,  en el resto es el hombre el que supera a la mujer en la proporción de cuatro a uno.
Lo que ocurre es que la presencia de la mujer es siempre más llamativa, y ello origina la percepción distorsionada de las proporciones.
El juego compulsivo en las máquinas tragaperras es un fenómeno ya bastante conocido a pesar de existir desde hace tan solo unas décadas.
En España se legalizaron en 1981 y su uso aumentó de manera exponencial en pocos años, hasta el punto que han desplazado a todas las demás formas de juego en cuanto al número de jugadores con problemas.

Las máquinas tragaperras se llevan la palma en el uso de los juegos de azar porque aparte de ser el más extendido y fácilmente accesible a las manos de la gente, es uno de los juegos con mayor potencialidad adictiva debido a factores como la gran concentración en su estructura de estímulos sensoriales (visuales, auditivos) y sobre todo por el corto espacio de tiempo que transcurre desde la introducción de la moneda en la máquina y la aparición del resultado, casi al instante.
Parte del éxito de estas máquinas de juego está en su accesibilidad (se pueden encontrar literalmente en cualquier lugar) y en que llevan incorporadas en sí mismas una pequeña sala de juegos.

Los factores ambientales incitadores al juego (luces, colores y músicas) se encuentran presentes, a escala, en cada una de  estas máquinas que actúan como estímulos condicionados que el jugador asocia a sus experiencias anteriores, y ante lo que reacciona como si estuviera hipnotizado.
Intentar evitar este influjo es una experiencia angustiosa, difícil de comprender para los que no la han sufrido, y que los jugadores expresan con gran detalle y emotividad.
Es frecuente que personas con problemas de alcohol se inicien en las tragaperras y viceversa, lo que a menudo agrava el problema inicial, reduce la capacidad de autocontrol y genera más deuda.

Las deudas que el jugador va acumulando son las que, normalmente, dejan patente en el entorno del ludópata el problema, y la razón por la que ellos piden ayuda, aunque argumentando casusas distintas al problema real.


POSTS CRONOLÓGICOS SOBRE LA LÍNEA TEMÁTICA

viernes, 8 de diciembre de 2017

ADICCIONES XIV. LUDOPATÍA: ADICCIÓN O TRASTORNO DE CONTROL DE IMPULSOS

LUDOPATÍA: ADICCIÓN O TRASTORNO DE CONTROL DE IMPULSOS

Por Beatriz Santos dieguez

Enfermedad es todo aquello que implique un menoscabo para el bienestar físico, psíquico o social de la persona (Organización Mundial de la Salud: OMS)

LUDOPATÍA: ADICCIÓN O TRASTORNO DE CONTROL DE IMPULSOS

Está claro que la Ludopatía o Juego Patológico (adicción al juego de azar) actualmente está considerada como una auténtica enfermedad,  lo cual legitima la presencia cercana y/o integrada de un profesional sanitario (psiquiatra, psicólogo) en el proceso de tratamiento y rehabilitación.
El concepto que de la Ludopatía se tenía hasta hace pocas décadas como vicio o conducta voluntaria que la persona ejecuta por simple gusto,   está totalmente  descartado.
LUDOPATÍA: ADICCIÓN O TRASTORNO DE CONTROL DE IMPULSOSCon respecto a otros trastornos mentales, la Ludopatía alcanza una relevancia superior a la de la esquizofrenia, y solo la supera en alcance social el alcoholismo, los trastornos de ansiedad, la depresión y el trastorno bipolar.
En España la cifra alcanza a más de un millón de ludópatas.

El término Ludopatía ya existía en el Derecho Romano para referirse al esclavo de las deudas.
En 1924 Kraepelin (padre de la psiquiatría moderna) la define como manía del juego, como refencia más antigua a su condición mental.
Actualmente es valorada desde un punto sanitario-psiquiátrico como  una de las adicciones sin sustancias.

LUDOPATÍA: ADICCIÓN O ENFERMEDAD DE CONTROL DE IMPULSOSEn 1980 la APA (Asociación americana de Psiquiatría) y posteriormente la OMS (Organización Mundial de la Salud) incluyen la Ludopatía  en sus manuales diagnósticos (DSM y CIE). Lo hacen dentro de los Trastornos por Déficit de Control de Impulsos, junto a entidades clínicas como la piromanía, la tricotilomanía  o la cleptomanía. Ello implica que aunque le otorgan el rango de enfermedad, no la consideran una adicción porque carece de sustancia externa.

Por tanto, a día de hoy,  no existe respecto a la Ludopatía  una categoría (en los manuales diagnósticos DSM y CIE) referida a adicciones en sentido amplio, dejando los trastornos adictivos a aquellos relacionados con sustancias.

Clínicamente, sin embargo, el juego patológico tiene características similares a la conducta adictiva y dicha similitud es más intensa que en otros trastornos del Control de Impulsos, lo cual se puede comprobar si comparamos los criterios diagnósticos del juego patológico y la dependencia de sustancias.

En el presente,  Organizaciones Sanitarias sugieren considerar al ludópata como un adicto y examinar la posibilidad de incluir la Ludopatía dentro de las adicciones, puesto que contiene los cinco elementos fundamentales que se establecen como condición para poder diagnosticar una adicción:

LUDOPATÍA: ADICCIÓN O TRASTONO DE CONTROL DE IMPULSOS1) Necesidad, ansia, deseo, o apetencia urgente y desmedida (Craving) de llevar a cabo la conducta adictiva, de forma semejante a como ocurre en el alcoholismo o la adicción a la cocaína.

LUDOPATÍA: ADICCIÓN O TRASTORNO DE CONTROL DE IMPULSOS2) Incapacidad o pérdida de control del impulso a realizar la conducta adictiva, lo que se traduce en una incapacidad para mantener la abstinencia o para detener la conducta adictiva una vez
 iniciada.
3) Síndrome de abstinencia cuando se interrumpe la conducta de juego.
LUDOPATÍA: ADICCIÓN O TRASTORNO DE CONTROL DE IMPULSOS4) Tolerancia, o necesidad de aumentar la cuantía, frecuencia o dosis de la conducta ludópata para seguir obteniendo el mismo grado de satisfacción, excitación o placer.
5) Persistencia en la conducta de juego a pesar de las consecuencias  negativas y conflictos que genera en el ámbito personal, familiar, laboral y social.

Dentro de la Unión Europea ocupamos el primer puesto por gasto per cápita en juegos de azar, siendo España uno de los países más castigados en el mundo por la ludopatía.


POSTS CRONOLÓGICOS SOBRE LA LÍNEA TEMÁTICA


viernes, 1 de diciembre de 2017

ADICCIONES XIII: JUEGO VERSUS JUEGO PATOLÓGICO

JUEGO VERSUS JUEGO PATOLÓGICO

Por Beatriz Santos Dieguez

El juego patológico presenta un paralelismo casi total con los criterios que determinan el diagnóstico de la adicción.

JUEGO VERSUS JUEGO PATOLÓGICO


Es importante hacer una distinción, entre el juego normalizado y el juego patológico.

JUEGO VERSUS JUEGO PATOLÓGICOEl juego cómo actividad humana realizada por niños y adultos, es una conducta completamente normal, sana y necesaria para el desarrollo integral de la persona.

Muy distinto al juego patológico que implica una actividad compulsiva, realizada de manera reiterada, y con falta de control por parte de quien lo realiza.
Cuando se pasa de jugar por gusto a jugar para eliminar el malestar, ese momento nos está indicando  que algo completamente normal comienza a desdibujarse.
Los juegos de azar ya existían en civilizaciones muy antiguas (Egipto, Imperio Chino…), pero su desarrollo a gran escala tiene lugar en los siglo XIX y XX.

JUEGO VERSUS JUEGO PATOLÓGICOHay muchos tipos y formas de juego, siendo los juegos de azar los que tienen más elementos para generar adicción.
A diferencia de los juegos de competición en igualdad de oportunidades (como el ajedrez), y los que son una competición de habilidades y/o capacidades personales (la mayoría de los deportes), los juegos de azar tienen ese componente de suspense que resulta muy excitante para  la mayoría de las personas.

JUEGO VERSUS JUEGO PATOLÓGICOCuando además, los resultados del azar se interpretan con pensamientos del tipo mágico como: “tengo suerte”,  “estoy en racha” , o  “hoy no es mi día”…,  se atribuye un orden o pauta a aquello que no lo tiene.

Este estilo de pensamiento genera fácilmente fuertes expectativas con respecto a las posibilidades de conseguir éxito, que en realidad son muy bajas, y cuando no se cumplen se repite la conducta  de jugar con la esperanza de que más adelante se consiga.
En España, excepto los primeros bingos y loterías (incluyendo el sorteo de la ONCE), es a partir de la legalización de los juegos de azar en 1977 cuando se popularizan estas actividades, se permite el acceso a la mayoría de las personas y se hacen visibles los casos problemáticos.
Entre los factores que favorecen el desarrollo de la adicción, en el juego patológico pueden tener gran importancia los que se refieren al contexto y al entorno.
Intencionadamente o no los factores ambientales que se dan en los bingos, casinos, salas de juego y demás son bastante significativos:
JUEGO VERSUS JUEGO PATOLOGICO

-Ausencia de luz natural, por lo que se pierde la noción del tiempo.
-Gran cantidad de estímulos llamativos y que se asocian con facilidad al juego: luces, sonidos, colores brillantes, etc.
-Patrones de conducta repetidos: argot propio, gestos estereotipados, apuestas recurrentes, etc.
Todo ello hace que una vez se accede al lugar de juego sea difícil dejar de jugar, y que cualquiera de los estímulos que se asocian al juego tengan efecto llamada para iniciar la conducta.

Actualmente el juego patológico se asocia con frecuencia a consolas de video juegos y a las apuestas y juegos online relacionados con las nuevas tecnologías.

La ludopatía es muy antigua si la comparamos con las adicciones a las tecnologías de la información. Su descripción como enfermedad mental data de los años 70-80 del siglo pasado, lo que no indica que no hubiese personas con este problema  mucho antes.

 Dentro de los manuales de psicopatología la ludopatía se incluye dentro de los trastornos de control de impulsos

JUEGO NORMAL VERSUS JUEGO PATOLÓGICO

POSTS CRONOLÓGICOS SOBRE LA LÍNEA TEMÁTICA